• 26 de septiembre de 2022 11:26 AM

Las constructoras achacan el retroceso del sector español frente a la UE a la falta de revisión de los contratos públicos

– España registró la mayor caída en el sector de toda la UE en el mes de junio

MADRID, 21 (SERVIMEDIA)

El presidente de la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), Pedro Fernández-Alén, atribuyó que España registrase la mayor caída interanual del sector de la construcción en junio en toda la Unión Europea (-10,4%) al «incremento desproporcionado» del coste de las materias primas y a «no tener un sistema de reequilibrio económico de los contratos» de obra pública.

Así lo indicó en declaraciones a Servimedia tras los datos publicados por Eurostat esta semana, en el que se ponía de manifiesto la diferencia entre el comportamiento del sector en España en comparación con la media de la UE, donde el crecimiento fue del 0,6% en el mismo período.

Fernández-Alén aseguró que la ausencia de este sistema de reequilibrio está provocando que muchos contratos públicos «queden abandonados, estén ralentizados o que, cuando se licitan, no sean adjudicados, porque los costes no reflejan los precios de mercado».

En este sentido, subrayó el empuje de la patronal para conseguir que los contratos licitados por la administración pública reflejen «el coste de lo que le supone a una empresa, teniendo en cuenta no solo los materiales que han recogido los reales decretos que han salido, sino también el coste de la energía y otros muchos costes que están teniendo las empresas actualmente».

«Si no es así, la pequeña y la mediana empresa va a sufrir y, sobre todo, el empleo de este tipo de empresas que es realmente donde se crea empleo en España», advirtió el líder de la patronal.

A finales del mes de julio, Fernández-Alén denunció que los reales decretos 3/2022 y 6/2022 aprobados por el Gobierno para revisar los precios de los costes de las obras públicas estaban excluyendo a «entre un 90% y un 95%» de las obras licitadas desde el 1 de enero de 2021.

La CNC presentó una batería de medidas para «pulir» la normativa en un tercer real decreto, entre cuyas peticiones se encontraban la aplicación de la norma en las obras comenzadas a partir del 1 de enero de 2021 y en ejecución durante ese año aunque la certificación final de las obras sea anterior a la entrada de la normativa, la aplicación del silencio administrativo positivo, la inclusión de más materiales y del coste de la energía, el permiso para prever la sustitución de materiales y la eliminación del valor máximo de compensación del 20% sobre el precio de adjudicación del contrato.