• 28 de mayo de 2024 1:38 PM

Hunter Magazine

Noticias de actualidad y tendencias

La tasa de fraude al seguro en España se ha duplicado en una década hasta el 1,95% en 2022, según AXA

-El fraude en el ramo de autos ha descendido, aunque sigue suponiendo el 54% del total

-Por cada euro invertido se evitan más de 140 euros defraudados que «no van a acabar» en las cuotas de los clientes

MADRID, 21 (SERVIMEDIA)

La tasa de fraude al seguro en España, que relaciona los fraudes con el total de siniestros que se producen, creció desde el 0,95% en 2012 al 1,95% en 2022, lo que supone que en casi dos de cada 100 siniestros se detecta fraude, según datos de AXA.

Así se desprende del ‘X Mapa AXA del fraude en España’ presentado este martes por el director de Siniestros de la aseguradora en España, Arturo López-Linares, con datos de AXA. En total, los siniestros detectados y evitados contabilizaron 23.700 en 2022, frente a 15.172 de hace una década. Pese a la cifra, López-Linares destacó que «un 98% de los clientes son honestos».

En 2022 AXA evitó pagos indemnizatorios fraudulentos en todos sus ramos por 74,5 millones de euros, frente a los 71,3 millones que se evitaron el año anterior. Mientras, a principios de la década pasada, este importe apenas superaba los 60 millones.

Las reglas automáticas supusieron un ahorro de más de 12 millones de euros el año pasado y los métodos aplicados por la ciencia de datos (tanto internos como de proveedores externos), que no existían hasta hace poco, evitaron más de 7,5 millones. El 73% de los siniestros fraudulentos se detectaron de manera manual y el 23% restante, de manera digital.

López-Linares explicó que luchar contra el fraude es «luchar por el cliente honesto» y evitar que ese dinero acabe «afectando al precio de la prima». En ese sentido, subrayó que también se contribuye a «luchar contra la inflación» y que la inversión en ello «merece la pena» porque «por cada euro invertido se está evitando más de 140 euros» que «no van a acabar en el proceso de cálculo de las cuotas».

Quizás también te interese:  Namibia, Arabia Saudí y Palaos ya apuestan por el turismo sostenible

Por ramos, el de autos fue el negocio que concentró el mayor porcentaje de fraude al seguro, con un 54%, con lo que continuó siendo el mayoritario, si bien en la última década ha perdido peso, puesto que en 2012, siete de cada diez casos de fraude se producían en autos.

Según explicaron desde AXA, una de las razones que justifican la caída son las reformas del Baremo de Lesionados, que desde hace unos años han hecho menos atractiva la coartada del coche para defraudar al seguro. Casi el 90% de los casos está relacionado con supuestos siniestros en circulación en el vehículo.

En cambio, el ramo de multirriesgos (hogar, comercio y oficinas, y comunidades) supuso el 13% del fraude, frente al 7% de hace una década, mostrando un ascenso que desde AXA explican por el aumento de eventos climáticos severos que han podido servir de coartada. Además de los fenómenos climatológicos, los daños por agua también se encuentran entre las casuísticas más habituales.

El 33% de los fraudes restantes se englobaron en una categoría de diversos que agrupa los producidos en salud, vida o industrias.

En cuanto al tipo de fraude, más de la mitad corresponden a casos en los que el asegurado ha sufrido un siniestro real pero intenta introducir daños que nada tienen que ver con el suceso. Los que trataban de defraudar menos de 600 euros suponen entre el 50% y el 60% del total en los últimos diez años.

Por otra parte, el 41% de todo el fraude corresponde a casos en los que existe una premeditación y en este caso, el coste medio ha oscilado entre los 3.000 y los 4.000 euros.

Quizás también te interese:  Restalia prepara el lanzamiento de nuevas marcas en los dos próximos años

Las tramas organizadas apenas pesan un 3% en el total de fraudes, si bien los importes son mayores.

El mapa de fraude de AXA también revela que los casos de fraude que simulan daños materiales son los más habituales, al contabilizar ocho de cada diez, si bien en términos de dinero apenas supone el 50%.

Por comunidades y ciudades autónomas, en 2022 Melilla (18,4%) fue la que registró la mayor tasa de fraude, junto a Murcia y Navarra a mayor distancia. Cabe destacar que Madrid, Cataluña y País Vasco son las regiones que más aparecen entre las que tienen menor tasa en los últimos diez años, con apenas un 0,5%.