• 14 de abril de 2024 2:42 PM

Hunter Magazine

Noticias de actualidad y tendencias

Las 3 averías más comunes en relojes

Los relojes se han ido convirtiendo desde hace décadas en un accesorio esencial que no sólo indica la hora sino que también añade estilo y estatus a quien los porta. Sin embargo, como cualquier otro dispositivo mecánico, también están sujetos a desgaste, lo que requiere mantenimiento y reparaciones regulares. 

¿Cuáles son las averías más comunes?

El primer paso para comprender la reparación y el mantenimiento de relojes es identificar los tipos comunes de averías de los relojes. 

“Los tipos más comunes de averías de un reloj incluyen fallos de la batería, daños por agua y esfera de cristal rota o agrietada” explican desde Cronowatch. 

El cambio de pila es un problema común que ocurre cuando la batería pierde su carga, lo que hace que el reloj se detenga. Bastará cambiarla para que siga en funcionamiento sin problema. 

Sin embargo, pese a que puede que sea la reparación o mantenimiento más sencillo, es recomendable llevarlo a un sitio de confianza en el que estén acostumbrados a la reparación de relojes de primeras marcas para garantizar que, una vez reemplacen la pila, quede estanco de nuevo todo el mecanismo del propio reloj para evitar que entre agua, sudor o suciedad.

El daño por agua es otro problema común que ocurre cuando ingresa al reloj y daña los componentes internos. Dependiendo de si es agua salada o dulce, el problema puede acabar siendo mayor, por lo que es recomendable llevarlo cuanto antes a un servicio técnico.

La esfera de cristal rota o agrietada es otro problema que se produce cuando el reloj se cae o se golpea, lo que provoca daños que pueden acabar interfiriendo en el mecanismo.

Quizás también te interese:  El Corte Inglés lanza su anuncio de Navidad

¿Qué hacer antes de llevar el reloj?

El primer paso es identificar el tipo de reloj y su marca, ya que diferentes marcas requieren diferentes técnicas de reparación. 

El siguiente paso es ir a un sitio de confianza, donde preguntarán por los síntomas y problemas del reloj para ayudar a diagnosticar el problema con precisión. También es fundamental determinar si el reloj está en garantía o no, ya que esto afectará el coste de la reparación.