• 26 de septiembre de 2022 11:22 AM

Un docente español de Primaria tarda 39 años en cobrar el salario máximo

– De media, los profesores holandeses lo logran en 18 años

– Entre comunidades autónomas también puede haber diferencias en la nómina de hasta 400 euros

MADRID, 20 (SERVIMEDIA)

Los profesores españoles tienen menos capacidad de prosperar que sus colegas de los países del entorno. De hecho, un docente español de Primaria necesita 39 años para alcanzar el salario máximo, que un holandés logra en solo 18.

Así lo destaca el estudio ‘Retribuciones salariales del profesorado. Comparativa con los países europeos de nuestro entorno’, elaborado por UGT Enseñanza.

De un total de 14 países del entorno analizados por el sindicato, el salario inicial de los maestros españoles (30.550 euros) se sitúa solo por encima del de los docentes de Francia (26.537 euros), Italia (24.297 euros ) y Portugal (22.351 euros), en tanto que los ingresos máximos al final de su carrera profesional (43.526 euros) están por debajo de todos ellos, salvo Italia (35.373 euros), y solo ligeramente por encima de los de los finlandeses (43.273 euros), si bien estos alcanzan su punto más alto tras veinte años de trabajo, mientras los españoles necesitan 39.

Los docentes de Educación Primaria de Luxemburgo y Suiza son los que registran los salarios máximos más altos, 119.057 euros y 114.246 euros, respectivamente, según se desprende del informe comparativo, en el que llama la atención la retribución de los Países Bajos (73.201 euros), que casi dobla el sueldo máximo de los maestros españoles (43.526) al cabo solo de 18 años de servicio.

Según el documento, el profesorado español de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, encuadrado en el mismo grupo funcionarial y con el mismo salario, tiene, al igual de los de Primaria, un salario inicial (34.121 euros) superior al de Francia (29.065 euros), Italia (26.114 euros) y Portugal (22.351 euros). Sin embargo, al alcanzar el salario máximo, Francia queda por arriba (49.514 euros) de España (48.447 euros) e Italia por debajo (40.597 euros), mientras que las diferencias con Portugal (48.245 euros) apenas llegan a 250 euros anuales y aumentan con Finlandia (50.439 euros) en casi 2.000 euros al año, aunque solo en la ESO, puesto que los docentes fineses que imparten Bachillerato reciben también retribuciones superiores.

Además, en todos los niveles y tengan mayor o menos salario que el profesorado español, la retribución máxima llega en Finlandia al cabo de 20 años y de 34 en Portugal, y no tras 39, como sucede en España.

Estos datos, por tanto, sitúan a España, en todos los niveles, en el undécimo lugar de los 14 países analizados, posición que se convierte en la duodécima al final de la carrera docente, salvo en el caso de la ESO, en la que se mantiene el undécimo lugar.

UGT insiste por todo ello en mejorar las condiciones laborales del sector, con la reducción del horario y la mejora de la formación permanente del profesorado. El sindicato también exige que se recupere el poder adquisitivo perdido por los docentes con la crisis económica.

400 EUROS SEGÚN AUTONOMÍA

Por otra parte, las diferencias retributivas de los profesores españoles pueden ser de 400 euros mensuales si un docente cambia de comunidad y más si su destino fueran comunidades insulares o Ceuta y Melilla. De hecho, en estos últimos casos puede llegar a los 1.000 euros mensuales menos al final de la carrera.

Sin tener en cuenta a las comunidades insulares y las ciudades autónomas, que según el sindicato «presentan características especiales», los salarios más altos los obtienen los docentes de Asturias, Murcia y Euskadi, mientras que los más bajos se encuentran en Extremadura, Andalucía y Castilla y León.