• 24 de septiembre de 2022 6:23 AM

Los promotores inmobiliarios rechazan en el congreso nacional del sector la Ley de Vivienda

MADRID, 20 (SERVIMEDIA)

El presidente de la Asociación de Promotores Constructores de España (APCEspaña), Juan Antonio Gómez-Pintado, mostró este martes el rechazo por la previsión de limitar el precio de los alquileres en zonas tensionadas, mientras la Ley de Vivienda sigue pendiente de tramitación parlamentaria al apuntar que «esa no es la vía, sino el aumento de la oferta».

Así lo indicó en la primera jornada del III Congreso Nacional de Vivienda que cuenta con la presencia de más de 450 asistentes.

Junto con el presidente de la Asociación de Promotores Constructores de Valencia (Aprova), Antonio Olmedo, subrayaron en su intervención inicial la escasez de suelo y la necesidad de aumentar la oferta de vivienda para evitar la subida de precios finales.

«Seguridad jurídica, transparencia en la gestión, digitalización de procesos y eficacia administrativa, agilidad en los trámites. No puede estar la Administración más pendiente del control que de la iniciativa, no puede estar más pendiente de la burocracia que del desarrollo», señaló Olmedo.

Además, este insistió en la «importancia de la seguridad jurídica en estos momentos de incertidumbre económica».

Más de 450 asistentes de los principales sectores vinculados a la vivienda han debatido sobre los retos que tiene el sector en el futuro y la «necesidad real de aumentar la colaboración público-privada».

El congreso tiene el objetivo de «marcar la ruta del sector y los planes de acción ante las diferentes problemáticas ya identificadas». La jornada inicial también ha contado con la presencia del conseller de Vivienda de la Generalitat Valenciana, Héctor Illueca, y el secretario general de Vivienda y Suelo del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, David Lucas.

La última ponencia de la jornada ha sido a cargo del presidente de GAD3, Narciso Michavila, que ha presentado un informe del sector sustentado en una encuesta a más de 1500 españoles. Una de las conclusiones es que en el próximo quinquenio los españoles demandarán 15 millones de viviendas.