• 28 de septiembre de 2022 8:45 PM

La Sociedad Española de Epidemiología advierte de que el tabaco es una «amenaza para la salud y para el medio ambiente»

– El 31 de mayo se celebra el Día Mundial Sin Tabaco

MADRID, 26 (SERVIMEDIA)

El Grupo de Trabajo sobre Tabaquismo de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE) alertó este jueves sobre los efectos del tabaco en la salud y el medio ambiente, ya que afirmó que «amenazan gravemente al planeta».

Destacó que para fabricar 300 cigarrillos se necesita un árbol entero y que para el cultivo, la fabricación, la distribución, el consumo y la eliminación de un solo cigarro se utilizan 3,7 litros de agua. Por ello, indicó que el tabaco es «tan perjudicial para la salud como para el medio ambiente»

La SEE señaló recordó que el 31 de mayo se celebra el Día Mundial sin Tabaco, que este año tiene como lema ‘El tabaco, una amenaza para nuestro medio ambiente’.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las emisiones de gases de efecto invernadero de la industria tabaquera equivalen a 84 millones de toneladas anuales de dióxido de carbono.

Por ello, la SEE advierte de que otro problema añadido al consumo de tabaco es la deforestación, ya que cada año se destruyen unos 3,5 millones de hectáreas de tierras en todo el mundo para cultivar tabaco, lo que deteriora los suelos y merma el rendimiento del terreno.

Además, las colillas de cigarrillos constituyen entre el 25 y el 50% de toda la basura en el mundo y contienen sustancias cancerígenas y tóxicas que contaminan el suelo, el agua y dañan la biota. Estos residuos pueden permanecer varios años en el entorno hasta su total descomposición.

En España, cada año se producen más de 50.000 muertes atribuibles al consumo de tabaco, de acuerdo con las cifras que maneja el Grupo de Trabajo sobre Tabaquismo de la SEE. Ante esta situación, los epidemiólogos una vez más instan a abandonar el hábito del tabaco a favor de la salud y también del medioambiente.

Según la Sociedad Española de Epidemiología, «el tabaco es la única sustancia de consumo legal que mata a la mitad de sus consumidores». Afirmaron, además, que «la única forma de reducir esta alta cifra de fallecimientos es disminuir la iniciación en el consumo y fomentar el abandono por parte de los fumadores actuales».