• 23 de septiembre de 2022 11:50 PM

La falta de sueño en los adolescentes españoles se asocia con sobrepeso y obesidad

MADRID, 24 (SERVIMEDIA)

Los adolescentes españoles que duermen menos de ocho horas por noche tienen más probabilidades de tener sobrepeso u obesidad en comparación con los que descansan lo suficiente.

Así se desprende de una investigación que se presentará en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, que se celebrará en Barcelona entre este viernes y el próximo lunes.

Los adolescentes que duermen menos horas también cuentan con más probabilidades de tener una combinación de otras características poco saludables, incluido el exceso de grasa alrededor de la cintura, presión arterial elevada y niveles anormales de lípidos y glucosa en la sangre.

«Nuestro estudio muestra que la mayoría de los adolescentes no duermen lo suficiente y esto está relacionado con el exceso de peso y las características que promueven el aumento de peso, lo que podría generarles problemas futuros», indica Jesús Martínez Gómez, investigador en formación en el Laboratorio de Imagen y Salud Cardiovascular, del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), con sede en Madrid.

Martínez Gómez añade al respecto: «Actualmente estamos investigando si los malos hábitos de sueño están relacionados con el tiempo excesivo frente a la pantalla, lo que podría explicar por qué los adolescentes mayores duermen incluso menos que los más jóvenes».

MÁS DE 1.200 ADOLESCENTES

El estudio examinó la asociación entre la duración del sueño y la salud en 1.229 adolescentes que participaron en el Programa de Ensayos para Escuelas Secundarias en España, un proyecto colaborativo de SHE-Fundación «la Caixa», la Universidad de Barcelona y el CNIC. Los participantes tenían una edad media de 12 años al inicio del trabajo.

El sueño se midió durante siete días con un rastreador de actividad portátil tres veces en cada participante a las edades de 12, 14 y 16 años. Para una salud óptima, la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño recomienda dormir de 9 a 12 horas por noche para niños de 6 a 12 años y de 8 a 10 horas para niños de 13 a 18 años.

Para simplificar el análisis, el estudio utilizó ocho horas o más como cantidad óptima de sueño. Los participantes se clasificaron como durmientes muy cortos (menos de siete horas), durmientes cortos (siete a ocho horas) y óptimos (ocho horas o más).

El sobrepeso y la obesidad se determinaron según el índice de masa corporal. Los investigadores calcularon una puntuación continua del síndrome metabólico que iba desde valores negativos (más sanos) a positivos (más malos) que incluían la circunferencia de la cintura, la presión arterial y los niveles de glucosa y lípidos en la sangre.

A los 12 años, un 34% de los participantes dormía al menos ocho horas por noche y esto se redujo a un 23% y a un 19% a los 14 y 16 años, respectivamente. Los niños tendían a dormir menos.

Los adolescentes que dormían más también tenían un sueño de mejor calidad, lo que significa que se despertaban menos durante la noche y pasaban una mayor proporción del tiempo durmiendo en la cama en comparación con los que descansaban menos. La prevalencia de sobrepeso/obesidad fue de un 27%, un 24% y un 21% a los 12, 14 y 16 años, respectivamente.

PROMOCIÓN DE LA SALUD

Los investigadores analizaron las asociaciones entre la duración del sueño, el sobrepeso/obesidad y la puntuación del síndrome metabólico tras ajustar por educación de los padres, condición de migrante, actividad física moderada a vigorosa, condición de fumador, consumo de energía, ciudad (Madrid o Barcelona) y escuela.

En comparación con las personas que duermen óptimamente, el sobrepeso/la obesidad fue un 21% y un 72% más probable en las personas que duermen muy poco a los 12 y 14 años, respectivamente.

Los que dormían poco tenían un 19% y un 29% más de probabilidades de tener sobrepeso/obesidad en comparación con los que dormían de forma óptima a los 12 y 14 años, respectivamente.

De manera similar, tanto los que dormían muy poco como los que lo hacían poco tenían puntajes promedio más altos de síndrome metabólico a los 12 y 14 años en comparación con los que dormían óptimamente.

«Las conexiones entre la falta de sueño y la salud adversa fueron independientes de la ingesta de energía y los niveles de actividad física, lo que indica que el sueño en sí mismo es importante», indica Martínez Gómez.

Este investigador concluye: «El exceso de peso y el síndrome metabólico se asocian en última instancia con las enfermedades cardiovasculares, lo que sugiere que los programas de promoción de la salud en las escuelas deberían enseñar buenos hábitos de sueño. Los padres pueden dar un buen ejemplo teniendo una hora constante para acostarse y limitando el tiempo de pantalla por la noche. También se necesitan políticas públicas para abordar este problema de salud global».