• 26 de septiembre de 2022 11:47 AM

La Conferencia sobre el Futuro de Europa insta a ampliar el enfoque sanitario con especial atención a la salud mental

MADRID, 11 (SERVIMEDIA)

La Conferencia sobre el Futuro de Europa (CoFoE) presentó a las instituciones europeos un documento con 49 objetivos articulados a través de 320 medidas, y de estos objetivos destaca su petición de una concepción más integradora de la salud en los 27, con especial atención a la salud mental.

Así lo recoge el informe final de la CoFoE, que concluyó este lunes con un solemne acto en Estrasburgo, después de que las 49 propuestas fueran entregadas a la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola; la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen; y el presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, que ejerce la presidencia rotatoria de la UE.

El documento final recoge como 9º objetivo «una concepción más integradora de la salud», que reclama «adoptar un enfoque amplio de la salud», que aborde, además de las enfermedades y los tratamientos, «la alfabetización y la prevención en materia sanitaria», además de promover «una comprensión común de los retos» a los que se enfrentan las personas enfermas o con discapacidad.

Para lograr el enfoque «una sola salud», se proponen cinco medidas a aplicar en el club comunitario, y la primera de ellas es «mejorar la comprensión de los problemas de salud mental y las formas de abordarlos, desde la primera infancia». Igualmente subraya la necesidad del «diagnóstico precoz» en este campo.

Los ciudadanos europeos recalcan que «debe elaborarse un plan de acción europeo sobre salud mental que proporcione una estrategia a largo plazo, también en materia de investigación», a la vez que aborde también «la cuestión de la disponibilidad de profesionales». Por último, se apunta a la creación en un futuro próximo de un Año Europeo de la Salud Mental.

En segundo lugar, se pide «establecer un programa educativo estándar sobre estilos de vida saludables, que abarque también la educación sexual». Dicho plan «debe incluir acciones dirigidas tanto a la protección de los estilos de vida saludables como del medio ambiente» y a la manera en que esos estilos de vida «pueden ayudar a prevenir muchas enfermedades». El plan «estaría disponible de forma gratuita para los Estados miembros y las escuelas, para que lo integren en sus planes de estudios». Y ese programa «abordaría los estereotipos sobre las personas enfermas o discapacitadas».

PRIMEROS AUXILIOS

Destaca la tercera medida, que reclama desarrollar cursillos de primeros auxilios, con un módulo práctico, gratuitos para todos los ciudadanos, y la introducción de «cursos regulares como una práctica habitual para los estudiantes y en los lugares de trabajo». A ello se añade la petición de un número mínimo de desfibriladores disponibles en los lugares públicos en los 27.

Por otra parte, se sugiere ampliar la iniciativa de la Semana de la Salud, «que tendría lugar en toda la Unión la misma semana», y valorar el establecimiento de iniciativas sanitarias anuales, «comenzando por el año de la salud mental».

En último lugar, dentro de la propuesta para «una concepción más integradora de la salud» se pide que, a efectos de impuestos, se reconozcan «como tratamiento médico corriente» los productos anticonceptivos hormonales utilizados por razones médicas, como en los casos de fibromialgia y endometriosis, así como los productos sanitarios femeninos. También se reclama garantizar el acceso a tratamientos reproductivos «para todos los individuos que tengan problemas de fertilidad».