• 3 de diciembre de 2022 1:07 PM

Hunter Magazine

Noticias de actualidad y tendencias

Eurocontrol confirma la primacía de los aeropuertos españoles en las operaciones de descenso continuado

– Representaron en 2021 un 36% del total de aterrizajes, el doble que la media europea

MADRID, 27 (SERVIMEDIA)

Enaire informó este martes de que el gestor de red europeo Eurocontrol ha confirmado la primacía de los aeropuertos españoles en la autorización de los descensos continuos por parte de los controladores aéreos de Enaire.

Según la compañía, esto contribuye al ahorro de combustible de las aeronaves y a la reducción de las emisiones a la atmósfera procedentes del tráfico aéreo.

La operación de descenso continuo es un tipo de maniobra, apoyada en el diseño del espacio aéreo y facilitada por control de tráfico aéreo, mediante la cual la aeronave desciende utilizando un perfil semejante a una pendiente continua empleando el mínimo empuje de motor antes de la aproximación final.

Durante 2021, Enaire autorizó de media el 36% de operaciones en descenso continuo, frente a la media europea situada en el 18%, según datos de Eurocontrol (Performance Review Unit) sobre los grandes aeropuertos del Continente, es decir, 18 puntos porcentuales más en el caso de España.

En concreto, el de Málaga-Costa del Sol fue en 2021 el primero de los grandes aeropuertos europeos en porcentaje de operaciones en descenso continuo autorizadas, el 47%, siendo Gran Canaria el segundo, con el 43%.

Los aeropuertos de Palma (38%), Josep Tarradellas Barcelona-El Prat (36%) y Adolfo Suárez Madrid-Barajas (28%) se encuentran entre los 8 primeros del ranking europeo de los grandes aeropuertos.

Según Enaire, entre enero y junio de 2022, el porcentaje de las autorizaciones de operaciones en descenso continuó en los grandes aeropuertos de España sigue siendo muy superior a la europea. En España, los controladores aéreos de ENAIRE autorizaron de media el 36% de las operaciones, 21 puntos porcentuales más que la media europea en el periodo (15%).

En este sentido, la compañía explicó que las operaciones de descenso continuo no sólo producen beneficios en el ahorro de combustible y emisiones, sino también suponen una menor afectación acústica sobre las poblaciones próximas a los aeropuertos.

En periodos nocturnos la menor afectación acústica es incluso más importante por lo que Enaire las intenta implantar por defecto cuando lo permite el tráfico aéreo.