• 25 de septiembre de 2022 11:40 AM

España registra 224 siniestros con patinete eléctrico en lo que va de año

– Según la Fundación Mapfre y Cesvimap

MADRID, 15 (SERVIMEDIA)

Los patinetes eléctricos se vieron involucrados en 224 siniestros de tráfico en lo que va de año en España, 44 de ellos graves y cinco con fallecidos de edades entre los 16 y los 79 años.

Así se desprende del informe ‘Patinetes eléctricos. Buenas prácticas y últimos datos de siniestralidad’, elaborado por la Fundación Mapfre y el Cesvimap (Centro de Experimentación y Seguridad Vial Mapfre), dado a conocer este jueves.

El Gobierno reguló por primera vez los patinetes eléctricos a escala nacional con un real decreto que entró en vigor el 2 de enero de 2021, obligando a estos vehículos a circular a 25 km/h como mucho, siempre en la calzada (es decir, no por aceras y zonas peatonales) y en ciudad (por tanto, no en las carreteras).

El informe analiza la siniestralidad de estos vehículos desde 2021 hasta el 12 de septiembre de 2022 a partir de noticias de prensa publicadas, puesto que no existen estadísticas oficiales de siniestros de estos vehículos de movilidad personal.

La investigación recoge un total de 385 siniestros viales con patinetes eléctricos, 83 de ellos graves y 18 de ellos con personas fallecidas. En cuanto a lo que va de 2022, se han producido 224 siniestros, 44 de ellos graves y cinco personas muertas en sucesos ocurridos en Alzira (Valencia), Zaragoza -dos víctimas-, Masquefa (Barcelona) y Roquetas de Mar (Almería).

En 2021 perdieron la vida 13 personas -11 hombres- que se vieron involucradas en un siniestro con un patinete eléctrico y cuya causa fue una caída contra la acera y el bordillo (cinco), colisión con otros vehículos (cinco) y atropello (tres). En 2020 murieron seis ciudadanos por siniestros con este tipo de vehículo de movilidad personal y en 2019 se registraron cinco víctimas mortales.

El director de Prevención y Seguridad Vial de la Fundación Mapfre, Jesús Monclús, indicó que esas cifras «no son aceptables» y representan «una clara llamada a difundir buenas prácticas y a seguir mejorando, entre todos, empresas y conductores, la seguridad con respecto a este tipo de movilidad».

CIRCUNSTANCIAS IRREGULARES

Llama la atención que los siniestros mortales reflejen circunstancias irregulares o contrarias a la normativa vigente, como que se trasladaban dos personas en el patinete eléctrico, que dos de los fallecidos eran jóvenes de 15 años o que el conductor iba sin casco a una velocidad entre 40 y 50 km/h, circulaba de noche por la carretera local o atravesaba el paso de peatones montado en su patinete eléctrico.

También destaca el hecho que, del total de noticias analizadas en el primer semestre de este año, en 33 se recoge información sobre conductores de patinetes eléctricos que han dado positivo en controles de alcohol u otras drogas, así como 17 sobre incendios o explosiones de baterías de patinetes.

El informe también incorpora otros datos recientes, facilitados por una investigación liderada por los investigadores Silvia Barrero y Yelco Chicote, del Hospital Doce de Octubre, que se refieren a 198 personas mayores de edad, conductores de patinetes eléctricos, que acudieron al Servicio de Urgencias y a la Unidad de Cuidados Intensivos de Trauma y Emergencias entre enero de 2018 y enero de 2022. Del total, el 70% eran hombres y un 30% mujeres, con edades entre 18 y 62 años.

Los tipos de siniestros más frecuentes por los que ingresaron en ese centro hospitalario fueron la caída (77%), el atropello producido por otro vehículo (14%), la colisión contra otro objeto (5%) y un golpe ocasionado con la estructura del patinete (4%). Dentro del grupo de pacientes con trauma grave, en el 82% de los casos la lesión más grave observada fue el traumatismo craneoencefálico y en el 18% restante destacó el trauma abdominal grave.

«Fomentar el intercambio de buenas prácticas y difundirlas entre todas las empresas de alquiler de patinetes es una de las medidas más efectivas a la hora de reducir los riesgos viales», destacó Monclús, quien reconoció que «la seguridad vial y la prevención de lesiones no debería constituir un elemento de competitividad sino un espacio de colaboración».

También señaló otro tipo de recomendaciones dirigidas a acordar un marco de datos y evaluación de la seguridad vial que esté compartido entre todos los operadores, en todas las ciudades y en todos los países europeos para hacer posible un seguimiento y evaluación de la siniestralidad, así como distinguir con claridad si las lesiones se producen con un patinete eléctrico particular o de empresas de ‘sharing’ (movilidad compartida) de este tipo de vehículos.

RECOMENDACIONES

El informe hace hincapié en la importancia de seguir insistiendo en la formación vial de los usuarios de patinetes y seguir mejorando las infraestructuras (más carriles) y extremar el mantenimiento de los carriles utilizados por los usuarios de patinetes eléctricos (carriles a menudo compartidos con los ciclistas).

Para evitar atropellos a peatones, los expertos de la Fundación Mapfre y Cesvimap advierten de la importancia de no invadir la zona por la que circula un peatón (es decir, las aceras) y bajarse del patinete cuando vayan a cruzar por un paso de peatones. También aconsejan no utilizar el pie sobre la calzada como freno (para evitar fracturas), llevar prendas de alta visibilidad y no utilizar auriculares para escuchar música o incluso oír las indicaciones del GPS.

Además, recuerdan la necesidad de usar casco, fundamental para minimizar las consecuencias de los golpes que sufre el conductor del patinete en caso de impacto, así como no superar los 25 km/h, velocidad máxima a la que pueden circular este tipo de vehículos.

El informe menciona como buenas prácticas del sector de alquiler de patinetes eléctricos iniciativas como escuelas virtuales que regalan viajes gratis, guías online para conocer la normativa local, selfis para comprobar que el conductor lleva casco y ‘apps’ que identifican si el conductor ha consumido alcohol y que limitan la velocidad en los primeros trayectos.

Con estas medidas, el sector aspira a que sus clientes utilicen de forma responsable los patinetes eléctricos, así como a que sean más conscientes de la importancia de llevar el casco, aparquen en las zonas donde menos molestias ocasionen al resto de usuarios de la vía y respeten los límites de velocidad con iniciativas que eliminan la presión del sistema de pago por minutos.