• 18 de mayo de 2022 1:30 PM

El suicidio requiere un Plan Nacional para evitar 4.000 muertes anuales en España

– Familias y expertos en prevención advierten de que «nadie está exento de una conducta suicida»

– Piden al Estado que dote de recursos a comunidades y municipios para activar los resortes de prevención

VÍDEO: los clientes de Servimedia disponen de imágenes y sonido de estas declaraciones en el enlace https://servimedia.tv/TotalesPlanNacionalPrevencionSuicidio

MADRID, 25 (SERVIMEDIA)

Especialistas en suicidio como psicólogos, políticos, periodistas, servicios de emergencia y familiares reclamaron este lunes la aprobación urgente de un Plan Nacional de Prevención del Suicidio para evitar que 4.000 personas se quiten la vida en España cada año con la dotación de recursos y la coordinación de todos los expertos, ya que «nadie está exento de una conducta suicida».

Así lo aseguraron los expertos durante el diálogo ‘La prevención del suicidio en España’ celebrado en la agencia de noticias Servimedia. Según los últimos datos, en 2020 cerca de 4.000 personas se suicidaron en España, el índice más alto de los últimos años. Por esta causa mueren más hombres que mujeres (siete por cada tres respectivamente) y por cada suicidio hay entre 8 y 10 intentos. Sin embargo, España se sitúa por debajo de los países desarrollados con un 8,3% por cada 100.000 habitantes.

A esta realidad se enfrenta cada día el bombero de la Unidad de Intervención en Tentativas de Suicidio del Ayuntamiento de Madrid, Sergio Tubío Rey, quien aseguró que «además de fallecimientos de personas mayores en domicilios, el mayor número de muertes que vemos son por suicidio».

«Ante esta realidad decidimos tomar cartas en el asunto y crear esta unidad porque para poder intervenir hay que entender a esa persona que está en crisis y quiere suicidarse y así desactivar esa crisis emocional. Este trabajo es coordinado y por ello trabajamos junto con la Policía, el SUMMA, etc», dijo.

TELÉFONO DE LA ESPERANZA

Esta labor de coordinación también es fundamental para la psicóloga clínica y responsable del área de prevención de suicidio del Teléfono de la Esperanza, Magdalena Pérez, quien destacó que este servicio lleva más de 50 años trabajando con personas con conducta suicida.

Según explicó, antes del año 2013, por recomendación de la Organización Mundial de la Salud no se hablaba de suicidio «para evitar el efecto llamada pero a partir de este año, la misma organización pidió que hable bien porque no se puede hacer prevención de algo de lo que no se puede hablar».

Este teléfono tiene un programa de intervención específica en prevención de suicidios y «cada año se reciben miles de llamadas de personas con idea de suicidarse. El año pasado se recibieron unas 7.000 llamadas, lo que supone un 5% del total que se reciben en el Teléfono de la Esperanza con 165.000 llamadas».

Sin embargo, la experta hizo hincapié en la falta de psicólogos, psiquiatras y especialistas en conductas suicidas en España. «El problema es gravísimo porque las citas se dan para más de dos meses y una persona que tiene angustia y dolor no puede ser atendida 20 minutos cada dos meses y por eso es básico contar con un Plan Nacional de Prevención de Suicidios».

FALTA DE PROFESIONALES

Ante la falta de especialistas, el exdiputado y consultor Íñigo Alli remarcó que, según el Instituto Nacional de Estadística, a nivel europeo «existen 26 psicólogos clínicos por cada 100.000 habitantes mientras que en España no llegamos ni a la mitad y aún menos en psiquiatras».

Por ello, explicó que existe un acuerdo a través de una iniciativa parlamentaria del año 2017. «Entonces propuse en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados una iniciativa que exigía al Gobierno en ese momento la elaboración de un Plan Nacional de Prevención del Suicidio coordinado a través del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. Fue enmendada por los grupos socialista y Ciudadanos», explicó.

A esto recalcó que ya han pasado cuatro años y «aún no se ha hecho nada». Por ello, anunció que el próximo 5 de mayo se celebrará una jornada en la Cámara Baja para «volver a reclamar este Plan Nacional». A su juicio, hace falta un acuerdo unánime: «Queremos un engranaje en el que el Estado lidere y dote de recursos a comunidades y municipios para que vayan de la mano y se puedan activar los resortes de prevención».

En este sentido, Alli también recordó que en junio de 2020 tras el confinamiento por la covid-19, «se disparó por cuatro el número de suicidios en España pero todavía tenemos el problema de la transparencia de la información, ya que en suicidio se tarda un año en conocer sus datos y esto no puede ser. Nadie está exento de tener una conducta suicida».

En cuanto a la información, los medios de comunicación también tienen un papel fundamental en la prevención del suicidio. Así lo subrayó el periodista y autor del libro ‘Hablemos de suicidio. Pautas y reflexiones para abordar este problema en los medios’, Gabriel González Ortiz.

INFORMAR Y PREVENIR

«En la Facultad se nos decía que estuviéramos callados y no se hablara de esto para no provocar un efecto contagio. Pero hace poco tiempo hemos visto que hay que hablar de ello para prevenirlo. Hay que acabar con el tabú y el estigma del suicidio porque callarnos no ha servido para nada porque entre 3.000 y 4.000 personas se suicidan cada año en España. Por ello, necesitamos un Plan Nacional de Prevención del Suicidio», indicó.

De la misma opinión es la presidenta de la Asociación Besarkada de Familias Supervivientes, Elena Aisa, quien afirmó que «cuando has tenido un caso de suicidio muy cercano empiezas a investigar y compruebas que el suicidio es prevenible y que hay señales de alarma y que se identifican una vez consumado el suicidio».

Por lo tanto, «hay que prevenir esas muertes» y esto se puede lograr con «apoyo social, administrativo, político y profesional». Por ello, es tan fundamental un Plan Nacional de Prevención del Suicidio que dote de recursos humanos, económicos, estructurales y de organización».