• 9 de agosto de 2022 9:25 AM

El farmacéutico es «un profesional 360 grados» al cubrir la salud integral de los pacientes

– Según el Cgcof

– 30 millones de personas acudieron a las farmacias en el primer mes de confinamiento por covid

VÍDEO: los clientes de Servimedia disponen de imágenes y sonidos de esta entrevista en el enlace https://servimedia.tv/FarmaciaSocial

MADRID, 11 (SERVIMEDIA)

La tesorera del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (Cgcof), Ana López-Casero, aseguró este lunes que el farmacéutico es «un profesional 360 grados» al cubrir la salud integral de los pacientes y destacó que la red de más de 22.000 farmacias distribuidas por toda España «puede crear un gran impacto social muy positivo para mejorar la calidad de vida» de la población.

Así lo manifestó durante el diálogo ‘Innovación social de la Farmacia’ organizado por la agencia de noticias Servimedia y donde se reconoció la labor que los farmacéuticos realizan como agentes de transformación social, contribuyendo a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas.

En este sentido, López-Casero explicó que «la innovación social farmacéutica y los ODS pretenden reconocer la extraordinaria labor del farmacéutico en el ámbito social». «Por ello, es necesario mostrar esa cara B de la profesión farmacéutica española, que es la cara social y la más desconocida, y que es inseparable de la cara A que todo el mundo conoce y que es la parte asistencial que tiene que ver con la dispensación de medicamentos y el seguimiento de los tratamientos», señaló.

Del mismo modo, la tesorera del Cgcof remarcó que el farmacéutico «es el profesional 360 grados, lo que significa que podemos abordar la salud de un modo más holístico, ya que la salud es un estado completo de bienestar físico, social y mental que puede abordar este profesional por su cercanía al ciudadano».

FARMACIA Y COVID-19

Por otro lado, López-Casero recordó durante su intervención la labor que desarrollaron las farmacias durante la pandemia de la covid-19. En este sentido, destacó que la farmacia comunitaria «más allá de ser un establecimiento sanitario privado de interés público es, además, un pilar de nuestro Estado de bienestar. No se puede entender la sanidad española sin la farmacia comunitaria».

Incluso, estos establecimientos «fueron ese lugar de certidumbre y de refugio, ya que 30 millones de personas acudieron a la red de farmacias en el primer mes de confinamiento, lo que significó tener la responsabilidad de estar a pie de calle siendo la farmacia el brazo armado del Sistema Nacional de Salud».

Además, «también estuvieron al lado de las poblaciones más vulnerables como las mujeres víctimas de violencia de género o las personas que viven en situaciones de soledad y con las que hemos colaborado con las administraciones públicas para detectar de forma precoz estas situaciones y salvar vidas en algunos momentos».

Por todo ello, la tesorera del Cgcof señaló que «una de las fortalezas que tiene la sanidad española son los 22.183 establecimientos sanitarios de farmacias comunitarias de toda la geografía española. Esto es un músculo asistencial y epidemiológico para todo sistema sanitario muy potente. Cualquier país lo querría tener».

López-Casero también hizo referencia a la España vaciada y el mundo rural, destacando que «más de 2.000 farmacias se encuentran ubicadas en poblaciones de 1.000 habitantes y más de 1.000 farmacias en poblaciones de menos de 500 habitantes». «Esto significa que en muchos lugares el farmacéutico es el único profesional sanitario que vive en estas zonas», indicó.

Por ello, «estamos trabajando con el Gobierno de España en un modelo de atención integral sociosanitaria del farmacéutico en el mundo rural para que este profesional también pueda hacer una labor social y educación sanitaria además de la dispensación de fármacos y seguimiento de los tratamientos».