• 29 de enero de 2023 8:19 AM

Hunter Magazine

Noticias de actualidad y tendencias

Seis personas mueren cada día al intentar llegar a España desde Senegal, Marruecos y Argelia, según la organización Ca-Minando Fronteras

MADRID, 19 (SERVIMEDIA)

Un total de 11.286 personas fallecieron al intentar llegar a las costas españolas a través de la ruta occidental euroafricana entre 2017 y 2022, lo que supone una media de seis muertes al día, según el informe ‘Víctimas de la Necrofrontera 2018-2022’ de Ca-Minando Fronteras presentado este lunes en Barcelona.

El documento recopila los datos de los migrantes fallecidos y desaparecidos en las travesías marítimas hacia España que partieron desde las costas de Senegal, Marruecos y Argelia durante estos cinco años.

De los casi 11.300 fallecidos contabilizados, 1.272 eran mujeres y 377, niños y niñas. El trabajo señala, además, que 241 embarcaciones «desaparecieron por completo» en la frontera occidental euroafricana. Según la organización, se ha producido «un cambio de contexto» en las rutas utilizadas para llegar a territorio español» a lo largo de estos cinco años estudiados.

Como resultado, los migrantes se ven obligados a elegir opciones «mucho más peligrosas y arriesgadas», como la ruta canaria y la ruta argelina. Afirma que todo ello provocó un aumento «considerable del número de muertes y desapariciones».

De hecho, sostiene que la ruta canaria resultó la más mortífera del período, con un total de 7.692 víctimas mortales. Le siguen la ruta argelina, con 1.526 víctimas; la del mar de Alborán, con 1.493 víctimas, y la ruta del Estrecho, con 528 víctimas.

Para Helena Maleno, coordinadora del estudio, «estas cifras demuestran el impacto negativo de las decisiones políticas a la hora de proteger el derecho a la vida en las fronteras». Además, prosiguió, abren «un debate sobre cuál debería ser el camino a seguir para revertir estos datos de muerte y desaparición. A su juicio, este debe centrarse en «los derechos humanos» y «poner a las personas en el centro de toda la toma de decisiones», en lugar de apostar por las medidas represivas.