• 9 de agosto de 2022 9:38 AM

¿Qué tipo de caldera elegir si es necesario renovarla?

Probablemente el verano no sea el momento en el que más se demanda el uso de la caldera, sin embargo, sí debería ser el momento en el que se plantea si la que se tiene es la más adecuada para las necesidades de cada hogar.

Durante los meses estivales son muchos los domicilios que, después de años y ante la necesidad de un cambio, se enfrentan a la decisión de qué tipo de caldera podría mejorar el rendimiento y gasto de cara al siguiente otoño/invierno.

Para ayudar en la elección, Tot Calderes, expertos en este tipo de productos, da las claves para acertar con la elección.

Actualmente, en el mercado, hay tres tipos de caldera que son las que más se instalan en las viviendas españolas, ya sea en el ámbito rural o urbano.

En el caso de las calderas de gas, el hecho de que el gas natural esté canalizado en las principales localidades da una facilidad de instalación que permite a millones de usuarios optar por un tipo de aparato seguro, quizá de lo más económico que hay en el mercado pese a los precios actuales y, sobre todo, que no requiere de grandes mantenimientos.

En otro caso, en el de las calderas de gasoil, pese a que no están siendo tan habituales sus instalaciones en los últimos años, sí han sido una alternativa perfecta para zonas más rurales donde o bien la instalación de gas natural aún no llegó a la puerta de casa o bien en domicilios donde solo se pasan temporadas. Entre sus ventajas, poderse instalar donde se quiera y ser más eficientes en menos tiempo. Por hablar de alguna desventaja, la necesidad de planificación para evitar quedarse sin gasoil y también para que la empresa de suministro dote al almacén de combustible para poder encenderla.

Finalmente, una de las tendencias de estos últimos años, tiene que ver con las de biomasa. El hecho de que sean mucho más sostenibles y su fuente de energía sea inagotable está convenciendo a muchas familias para hacerse con este tipo de máquinas que requiere una media de 8 kilos de pellet al día en viviendas medias, lo que significa un gasto de unos 65 euros al mes.

Va a depender de cada persona, pero sobre todo, por zonas. En las zonas rurales es donde más se está apostando por la instalación de biomasa. En ciudades, con la conexión al gas natural en la puerta y toda la canalización que suele venir de obra, se opta por una caldera tipo estanca” concluyen.