• 29 de enero de 2023 9:27 AM

Hunter Magazine

Noticias de actualidad y tendencias

La cerveza y la leche fueron los productos con más problemas de suministro en los supermercados en 2022

-La tasa de disponibilidad se situó en el 95,1%, seis décimas por debajo de 2021

MADRID, 20 (SERVIMEDIA)

La cerveza, la leche y el agua fueron los productos con una tasa de disponibilidad más baja en los lineales de los supermercados a lo largo de 2022 con un 89%, 89,1% y 92,3% respectivamente, según la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (Aecoc).

Así se desprende de los datos del Barómetro OSA de Aecoc publicados por la asociación empresarial este viernes, que revelan que la tasa de disponibilidad de productos en los lineales se situó en el 95,1%, seis décimas por debajo del registro de 2021 a pesar del impacto de situaciones como el paro del transporte o la crisis de suministro derivada del conflicto en Ucrania.

Por ello, Aecoc subrayó que las disrupciones en la cadena de suministro de 2022 «no afectaron significativamente al stock de los supermercados».

Las categorías con menos roturas de stock durante el 2022 fueron las de droguería y perfumería, con una disponibilidad del 97,6%, los refrigerados y congelados (97,4%) y la alimentación envasada (96,6%).

Por productos, los yogures, la pastelería y la charcutería fueron los artículos de alimentación con mayor disponibilidad, con índices cercanos al 98%.

El estudio también refleja que las roturas de stock siguen incidiendo especialmente en los artículos en promoción, que tuvieron una tasa de disponibilidad del 93,1%.

En el análisis mes a mes, se observa que, en marzo, cuando se produjo el paro de los transportistas y se sufrieron los primeros efectos de la guerra en Ucrania, la tasa de disponibilidad se mantuvo en un 92,8%.

Así, los productos más afectados ese mes fueron la leche y el aceite, que situaron el indicador en un 77,5% y un 81,8% respectivamente.

El director general de Aecoc, José María Bonmatí, señaló que «en un año con situaciones excepcionales que han impactado enormemente en los suministros globales, la cadena de valor del gran consumo ha vuelto a mostrar su eficiencia a la hora de garantizar a los consumidores el acceso a los productos del gran consumo».