• 3 de diciembre de 2022 12:41 PM

Hunter Magazine

Noticias de actualidad y tendencias

Cuatro españoles buscan medalla en el Mundial de Judo Paralímpico

MADRID, 07 (SERVIMEDIA)

Cuatro deportistas españoles con discapacidad visual buscarán alguna medalla en el Mundial de Judo Paralímpico, que se celebra este martes y este miércoles en Bakú (Azerbaiyán) bajo la organización de la Federación Internacional de Deportes para Ciegos (IBSA, por sus siglas en inglés).

En categoría masculina competirán Sergio Ibáñez, subcampeón paralímpico en Tokio 2020, y Daniel Gavilán, quien consiguió la medalla de bronce en el Europeo celebrado el pasado septiembre en Cagliari (Italia).

Ambos vienen de competir en la Copa Europea, de la Federación Internacional de Judo, donde se midieron ante otros participantes sin discapacidad.

En el apartado femenino, cabe destacar la participación de Marta Arce, con tres medallas paralímpicas en su palmarés (dos platas y un bronce), y que viene de lograr la de bronce en la Copa de España de Judo, disputada hace dos semanas junto a otras rivales sin discapacidad.

Junto a Arce, debutará en un Mundial la madrileña María Manzanero, que, tras una temporada de éxitos con el oro en la Egyptian Pyramids International y La Gymnasiada Normandía, acude a Bakú a demostrar su calidad sobre el tatami.

Los cuatro judokas, representantes de la Federación Española de Deportes para Ciegos (FEDC), han estado preparando el Mundial en una concentración previa en Málaga con el fin de acudir en las mejores condiciones a Bakú.

MÍNIMAS ADAPTACIONES

El judo es uno de los deportes con menos modificaciones para personas ciegas y solo es preciso que los combates se inicien con los dos deportistas agarrados. Si se sueltan, el árbitro detiene el combate para que vuelvan a cogerse.

Actualmente, existen dos categorías de competición -J1 (ciegos) y J2 (discapacidad visual)-, con mínimas modificaciones entre ellas, por ejemplo, el acceso con asistencia al tatami o en cuanto al indicativo de la vestimenta.

Con esta nueva normativa, aprobada tras los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, los judokas J1 y J2 no compiten entre ellos a menos que no haya suficientes participantes, si bien pueden hacerlo con mutuo acuerdo.

También existen algunas otras modificaciones relativas a la forma de los árbitros para transmitir las señales, ya que no lo pueden hacer por gestos, tal y como se hace habitualmente. Además, en este deporte existe una alta participación de personas con sordoceguera, por lo que la forma de dar los avisos también está adaptada al tacto y recogida en el reglamento.