• 24 de febrero de 2024 9:14 PM

Hunter Magazine

Noticias de actualidad y tendencias

CCOO ve «muy positiva» la creación de un observatorio de los márgenes de beneficio de las empresas

MADRID, 12 (SERVIMEDIA)

CCOO calificó este miércoles de «muy positiva» la puesta en marcha de un observatorio de los márgenes de beneficio de las empresas, cuya puesta en marcha fue anunciada por la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño.

La valoración positiva de CCOO responde a que fue el primer sindicato en realizar públicamente este planteamiento, aunque luego presentó a CEOE una propuesta conjunta. El origen es el bloqueo que se produjo el pasado año para tratar de cerrar un acuerdo con recomendaciones generales en materia de evolución salarial de los convenios colectivos entre sindicatos y patronal.

Los sindicatos consideraban imprescindible incluir en los convenios una cláusula de revisión salarial para evitar que los trabajadores pierdan poder adquisitivo ante la elevada inflación, mientras CEOE se negó a incluir esta cláusula, alegando que alimentaría el proceso inflacionario y que cada sector y cada empresa está en una situación diferente.

Para intentar desbloquear esta negociación bilateral, los sindicatos plantearon a la patronal a comienzos de este año que se incluyera una cláusula de revisión que no solo estuviera ligada a la inflación, sino también a la situación económica de cada sector. Para ello, según explicaron, era necesario que el Gobierno facilitara datos objetivos y fehacientes de cada rama de la economía.

Asimismo, la propuesta incluye un alza salarial inicial del 5% para 2022, del 4,5% este año y del 3,75% en 2023.

Para CCOO, el observatorio debe servir para preservar la competencia, es decir, «para evitar el abuso de las empresas frente al consumidor u otros proveedores más débiles de las cadenas de producción, y para propiciar un reparto equilibrado entre trabajadores y empresarios».

Quizás también te interese:  El 30% de los españoles se plantea emprender en el futuro, según Ceaje y Glovo

«Actualmente, los costes de una alta inflación recaen fundamentalmente sobre los hogares de personas trabajadoras, mientras los beneficios empresariales crecen a costa de sus ahorros o la mejora de su renta con origen en la creación de empleo o las ayudas que reciben del sector público», denunció el sindicato.

En concreto, la organización dirigida por Unai Sordo destacó que los salarios están registrando pérdidas acumuladas de poder de compra por encima del 6% en los dos últimos años, aunque en los sectores y empresas con presencia sindical exista una mejora significativa.

En este punto, avisó de que, con el fin de lograr un reparto justo de los costes de la alta inflación actual y, en general, de la productividad, la primera tarea del nuevo observatorio debería ser enviar a las mesas de negociación de los convenios colectivos información trimestral sobre ventas, compras y rendimientos del trabajo para cada ámbito de negociación. Esta información ya la publica la Agencia Tributaria en su publicación ‘Ventas, Empleo, Salarios en Grandes Empresas y Pymes’, pero agrupada por ramas de actividad.

Para el sindicato, sería de «gran utilidad» que la Tesorería General de la Seguridad Social y el Ministerio de Trabajo -que conocen las empresas cubiertas por cada convenio colectivo-, se sumara a los organismos públicos que parece que conformarán el observatorio: Agencia Tributaria, Instituto Nacional de Estadística (INE) y Banco de España.

Por otro lado, CCOO considera que otra de las tareas urgentes a abordar por el observatorio es publicar información actual e individual a partir de los registros tributarios sobre las empresas energéticas y las que forman parte de la cadena de producción y comercialización de alimentos debido a su potencial inflacionario.

Quizás también te interese:  Las carteras de fondos de inversión y los planes de pensiones de Bankinter Roboadvisor logran una rentabilidad de hasta el 8,8% hasta junio

Precisamente, el Gobierno francés anunció recientemente que haría esto para las empresas de la alimentación con el fin de evitar que no se terminara trasladando a los precios finales de los alimentos las bajadas de los costes de la energía y materias primas, o que estas bajadas no lo hicieran con la misma rapidez con la que se habían hecho las subidas.