• 3 de diciembre de 2022 12:56 PM

Hunter Magazine

Noticias de actualidad y tendencias

Bruselas avala los presupuestos de España pero pide centrar las medidas energéticas en hogares y empresas vulnerables

– Define las previsiones macroeconómicas del Gobierno como «marcadamente favorables» para 2023

MADRID/BRUSELAS, 22 (SERVIMEDIA)

La Comisión Europea dio este martes su visto bueno al proyecto de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2023 de España, aunque advirtió al Gobierno de que las medidas excepcionales para combatir la crisis energética deben estar enfocadas solo en los hogares más vulnerables y las empresas más expuestas a las consecuencias de la invasión rusa de Ucrania.

Bruselas hace esta conclusión en su informe de opinión sobre el proyecto de las cuentas públicas, en el que alerta de que una prórroga de las medidas actuales –así como la aprobación de nuevas– «contribuiría a un mayor crecimiento en el gasto corriente», del déficit y de la deuda pública.

La Comisión Europea reconoce en el documento de ocho páginas que el plan presupuestario «se ajusta a las orientaciones» que emitió el pasado 12 de julio y celebra que el aumento del gasto público se sitúe por debajo del crecimiento potencial del PIB a medio plazo, lo que hace que España esté «en consonancia» con las directrices del Consejo.

Sin embargo, sostiene que la prórroga de las medidas actuales podría modificar ese escenario, por lo que apuesta por centrar los planes de respuesta a la guerra en los colectivos más vulnerables.

«Es importante que los Estados miembros centren dichas medidas en los hogares más vulnerables y las empresas más expuestas, preserven los incentivos para reducir la demanda de energía y las retiren a medida que la presión de los precios de la energía disminuya», apunta el texto.

En este sentido, calcula que el coste de las medidas energéticas actuales supone un coste presupuestario neto de un 1,6% sobre el PIB en 2022. El porcentaje se reduce hasta el 0,5% del PIB cuando se miran solo las medidas orientadas a los hogares y las empresas más vulnerables, una realidad que no es acorde con los deseos de Bruselas.

PREVISIONES «FAVORABLES»

Respecto a las previsiones macroeconómicos de los presupuestos, la Comisión Europea las define como «plausibles» de cara al cierre de 2022 (cuando se estima un crecimiento de la economía del 4,4% frente al 4,5% previsto por Bruselas), pero «marcadamente favorable» para 2023.

En esta línea, el informe destaca que la estimación de crecimiento del Gobierno –2,1%– es «notablemente mayor» a la de la Comisión Europea –1%– «como resultado principalmente de una mayor contribución del consumo privado y la inversión que en la previsión» de Bruselas.

Asimismo, el documento subraya diferencias en la evolución de los precios de los principales productos de consumo trazadas por Europa y España. Mientras que los presupuestos contemplan que los precios aumentarán un 7,7% y un 4,1% en 2022 y 2023, respectivamente, el pronóstico de Bruselas proyecta niveles superiores en ambos años (8,5% y 4,8%, respectivamente).

La línea es la misma en el mercado laboral. Las cuentas públicas hablan de «una fuerte caída de la tasa de desempleo en 2023» frente a la opinión de la Comisión Europea, que cree que se mantendrá «estable».

«En general, los supuestos macroeconómicos que sustentan el proyecto de Plan Presupuestario son plausibles en 2022 y marcadamente favorables en 2023», resume el informe.